jueves, 17 de febrero de 2011

Cómo limpiar el puerro

Para elegir el ajo puerro debemos fijarnos en su color, lo verde, oscuro y brillante y la parte blanca de un blanco puro, además las raíces deben ser grandes y con un olor intenso a puerro.

Cortamos por la mitad, separando la parte verde que reservaremos para caldos, purés, etc, deshojando longitudinalmente, lavando muy bien en un bol y congelando.
Desde donde empieza lo verde claro hasta la mitad del blanco hacemos dos cortes a 45º, de forma que abra en cuatro. Lavamos al grifo y secamos.
En la parte de la raiz cortamos sobre un centímetro para eliminar lo duro. Una vez bien lavadas, las raíces pueden freírse como guarnición o cocinarse como angulas con aceite, ajo, guindilla y sal.

No hay comentarios: