viernes, 19 de noviembre de 2010

Pan duro (I) ¿qué hacer para no tirarlo? Sopa de ajo

Con el pan duro podemos hacer infinidad de elaboraciones gustosas, vamos a ir anotando algunas ideas.
La primera propuesta es una de las más clásicas: la sopa de ajo, en esta ocasión a la manera de mi madre, en olla a presión.
Ingredientes:
Aceite de oliva virgen extra
Pan de tres días cortado en rodajas, mejor si es de hogaza
1 cabeza de ajos
1 cucharada sopera de pimentón dulce
1/2 cucharada sopera de pimentón picante
1 chorizo de cocer o
150 gr de picadillo de cerdo (le decimos al carnicero que lo triture bien, casi papilla)
agua
sal
Elaboración:
Pelamos los ajos, los cortamos a la mitad y les quitamos lo verde. Cuando el ajo tiene simiente o germen es viejo, ya está para plantar, estamos comprando un ajo pasado de fecha, hay que exigir producto fresco. También lo sabremos por la piel, si se separa con facilidad.
Los ponemos con 100cl de aceite a fuego lento, a rehogar, no deben quedar quemados pues amargarían. Sacamos los ajos y reservamos.
En el aceite de confitar los ajos caliente añadimos el chorizo o picadillo y cuando la carne empiece a sudar agregamos el pan, previamente cortado en rodajas y horneado, con las manos vamos deshaciendo en trocitos y lo rehogamos bien. Quitamos la olla del fuego y añadimos el pimentón, le damos unas vueltas y agregamos el agua -que cubra unos 15 cm la masa-, salamos, cerramos la olla y cuando suelte vapor, esperamos 10 min y dejamos enfriar.
Abrimos, vemos si necsita más agua y salamos con sal gorda, revolviendo el fondo de la olla, y la dejamos otros 15 min, después trituraremos con la batidora al máximo de potencia, añadiendo más agua si queda muy espesa y la volvemos a hervir, probándola de sal.
En la presentación, emplatamos en plato hondo añadiendo unas gotas de aceite de oliva virgen extra en la superficie.

No hay comentarios: