martes, 30 de marzo de 2010

Aliñar una ensalada

Balsámico de sidra Geri

Algo en apariencia tan sencillo como el aliño de una ensalada puede destrozar el resultado final, es necesario conseguir un equilibrio entre aceite y vinagre, el punto de sal y error muy común, no utilizar el aceite antes que el vinagre, ya que la grasa saturará las verduras impidiendo que el resto de los ingredientes aporten sus cualidades.

Mezclamos las diferentes lechugas, el tomate, la cebolla, etc., añadimos sal fina, pimienta recién molida, un poco de vinagre Geri y por último un buen aceite de oliva. Revolvemos el conjunto –con las manos-, siempre de abajo hacia arriba: pretendemos que las verduras se perfumen del aliño, de otro modo se empaparían en éste alterando color y textura.

No hay comentarios: