jueves, 18 de abril de 2013

Cómo mejorar el remojo de los garbanzos


El garbanzo es una legumbre que tiene sus trampas, lo primero es lavarlos, frotándolos bien en agua caliente (60º C) con sal gorda para eliminar el pellejillo  del mal secado.
También el germen de dilatación es muy duro, por lo que tendremos que ponerlos a remojar en agua hirviendo, una vez que templen añadimos un poco de bicarbonato y los dejamos en la nevera para evitar que fermenten, no solo doce, mejor veinticuatro horas.
Por último, es la única legumbre que se añade al caldo cuando éste hierve, ¡ojo, así tomará el sabor del cocido y serán menos brutos!
Si además agregamos un poco de comino evitaremos las molestas flatulencias.