lunes, 1 de marzo de 2010

Primero, las disculpas

Cuando ya parecía que no íbamos a volver...

Después de prometer constancia rigurosa a la hora de actulizar este blog -incluso habíamos fichado a un nuevo colaborador que nos anunciaba crónicas frecuentes...- resulta que hace dos meses que aquí no se mueve una tecla.

Por eso las disculpas, porque nos han vencido las crisis informáticas, la gripe, la pereza del convaleciente, las averías múltiples y otras lesiones varias.

Resulta que nuestro buen cocinero tiene una fisura en una muñeca y tras dos meses de: "esto me lo curo yo, seguro que mañana está menos hinchado" ha conseguido un diagnóstico y una tendinitis. Así que en este momento las recetas para el blog son al dictado y la atención a nuestros clientes en la Bodega casi exclusivamente con reserva previa.

Para tranquilizar a los amigos -alguno hay- tenemos que decir que evoluciona favorablemente aunque es preferible, mientras no esté restablecido por completo, que llaméis para reservar o mejor, para comprobar que vamos a estar allí.

Nuestro deseo es volver a serviros sus trabajos de cocina y compartir vuestra sonrisa.

No hay comentarios: